Avanzando hacia una cultura del acogimiento

0
3356

Fedaia acoge una jornada internacional sobre el acogimiento familiar en el Palau Macaya de Barcelona

En Cataluña hay 600 familias de acogida y unos 1000 niños que se encuentran bajo esta medida de protección que permite dar un entorno familiar a un niño que lo necesita por un periodo de tiempo determinado.

Núria Fuentes, Agnès Russiñol, Jordi Ripoll y Vincent Ramon

Estas familias no son, sin embargo, suficientes. Falta camino por recorrer y esta es una de las cuestiones que se ha abordado hoy en la jornada “El acogimiento familiar en Europa”, organizada por la Fedaia en colaboración con el grupo de Investigación en Intervenciones Socioeducativas en la infancia y la Juventud (GRISIJ), la asociación europea APFEL y el Instituto Catalán del Acogimiento y la Adopción (ICAA).

Durante todo el día se han intercambiado experiencias de países como Francia, Italia y Holanda y se han presentado ejemplos interesantes de cómo es posible conciliar la protección con medidas de todo tipo: alternancias en la propia familia con una familia de acogida, acogimiento abierto que permite que el niño continúe en el seno de su familia con un acompañamiento adecuado o bien acogida durante unas horas en un centro abierto.

“El objetivo del acogimiento debería ser en muchos casos que el niño vuelva con su propia familia pero en la práctica eso no sucede”, ha recordado Jordi Ripoll, coordinador de ICIFs de la Fedaia durante la inauguración de la jornada en la que ha participado también la directora del ICAA, Agnès Russiñol, Vincent Ramon de APFEL y Núria Fuentes de GRISIJ. Ripoll y Russiñol han hecho hincapié en las necesidad de avanzar en la cultura del acogimiento y han constatado que mientras casi la totalidad de la población sabe qué es la adopción, las encuestas revelan que sólo un 50% de los ciudadanos sabe qué es el acogimiento.

“Necesitamos campañas para promover el acogimiento, para qué la gente conozca la importancia de este recurso y así conseguir las familias de acogida que necesitamos”, ha señalado Russiñol mientras Ripoll ha recordado que los perfiles que más se necesitan son los destinados a niños con necesidades especiales y para grupos de hermanos.

Aunque las modalidades de acogimiento y el número de niños bajo tutela varían mucho de un país a otro, los especialistas han concordado que el perfil es el de niños con experiencias de vida muy difíciles, con relaciones complicadas con sus padres que en la mayoría son personas con carencias y que carecen de las capacidades parentales necesarias. “Es por eso que se necesitan recursos económicos y humanos para poder sacarlos adelante”, ha afirmado Benedicte Aubert.

Núria Fuentes, Jordi Ripoll, Benedicte Aubert, Claire Turbiaux, Bep Van Stolen y Giorgia Salvadori

Uno de los casos que se ha analizado es el de Holanda donde el sistema de protección a la infancia está descentralizado y depende de los 380 municipios que tiene este país. “Esto no impide que existan 26 centros especializados donde se lleva a los niños que necesitan una atención especializada. En todos los casos, se prioriza el acogimiento familiar al punto que se debe justificar ante la administración cada uno de estos casos”, ha explicado Bep Van Sloten.

La jornada ha contado con talleres en grupo para intercambiar experiencias.