Corresponsables con la infancia vulnerable

3325
12533

La Federación de Entidades de Atención y Educación a la Infancia y la Adolescencia, desde su compromiso ético y profesional con la defensa y garantía de los derechos de la infancia, lamenta las informaciones difundidas en relación a la atención que se da a los niños en los recursos de protección de acogimiento residencial y expresa su preocupación ante la posibilidad de que haya niños que no estén recibiendo una atención de calidad.

Las entidades miembro de la FEDAIA que gestionan servicios de acogimiento residencial, según consta en sus estatutos, son sin ánimo de lucro. No tienen titularidad pública pero prestan un servicio público. Desde la federación se trabaja desde la premisa que este servicio público ha de ser prestado sin que implique un lucro económico para las entidades proveedoras del servicio.

Partiendo de esta premisa, pero teniendo presente la firme decisión de trabajar por la igualdad de oportunidades de los niños atendidos desde dispositivos de atención residenciales, la comisión de acogimiento residencial de la FEDAIA ha realizado estudios económicos del coste real que significa atender durante 24 horas al día a un niño que requiere de una crianza terapéutica y reparadora de los daños sufridos, cubriendo todas sus necesidades, los 365 días del año y trabajando, al mismo tiempo, para que recupere el vínculo con la familia y siempre que sea posible pueda retornar con ella. Según estos estudios, atender profesionalmente a un niño en un centro de 10 plazas, tiene un coste real de 188,97€ al día, aunque actualmente se está pagando 134€ al día. Actualmente, el mismo coste en un centro propio es superior a estos 188,97€, cumpliendo exactamente con el mismo encargo.

El mayor coste económico de un centro lo representa el salario de los profesionales que atienden directamente a los niños, entendiendo que para atender a diez niños (la mayoría de ellos en una situación de mucha fragilidad emocional) se necesitan por lo menos doce profesionales que cubran los turnos de mañana, tarde, noche, fines de semana y festivos. Es la única manera de garantizar que siempre haya dos profesionales con los diez niños/adolescentes. Alrededor del 75% del dinero que la administración paga a la entidad para la atención de los niños se destina a los salarios profesionales. El otro 25% se dedica a alimentación e higiene, formación, escuelas especiales, material escolar y formativo, vestuario, farmacia, gafas, dentistas, peluquería, deportes, dinero de bolsillo, colonias y campamentos, transporte público, material de talleres, recursos lúdicos, regalos de cumpleaños y regalos de reyes, entre otros. También hay gastos de funcionamiento: alquiler, reparaciones y conservación, agua, luz, gas, teléfono, adsl, seguros, responsabilidad civil y de accidentes y gastos de gestión.

En los últimos catorce años, la FEDAIA ha solicitado en varias ocasiones a la administración pública que tenga en cuenta el coste real que supone la atención de un niño en cuidado y atención residencial, una cuestión que reiteradamente se ha obviado aunque en varias ocasiones se ha comprometido a actualizar el módulo económico. Actualmente continuamos haciendo la misma demanda a los responsables pertinentes de la administración. De hecho, recientemente hemos vuelto a solicitar que se garantice la cobertura del tratamiento de los niños que han sufrido malos tratos y que están bajo la tutela de la administración. Además, hemos pedido que se actualice el módulo económico niño/día, por la necesidad de dignificar y reconocer profesional y laboralmente el trabajo de los  profesionales, también en términos de retribución salarial, y poder actualizar de esta manera el Convenio laboral que los afecta y que está congelado desde 2012.

En el momento en que una entidad se federa a la FEDAIA se compromete, a través de la firma de una carta de transparencia, con la misión conjunta de avanzar en los derechos de la infancia y la adolescencia, mediante un modelo de actuación que garantice la calidad de vida de la infancia, la adolescencia y las familias en Cataluña, especialmente de las más vulnerables. Sin embargo, no forma parte de la responsabilidad de la FEDAIA auditar a las entidades federadas. Es por ello que pedimos a la administración que supervise y controle de manera eficiente y eficaz la gestión de todas las entidades proveedoras de servicios, velando por garantizar una atención de calidad a los niños de los que ostenta la tutela y una buena gestión de los recursos, tanto materiales como económicos. Si la administración competente emitiera una resolución sancionadora donde se hiciera patente la mala praxis de una entidad federada, la FEDAIA tomaría las medidas oportunas que, en función de la gravedad, podrían incluso llegar a suponer su expulsión.

Creemos en la iniciativa social responsable y co-constructora del bienestar de las personas, superando antiguos e ineficientes esquemas de gestión exclusivamente funcionarial. Desde la FEDAIA, hace años que estamos trabajando y reivindicando que hay que invertir en infancia porque “La infancia no puede esperar”. Pero necesitamos la corresponsabilidad de administraciones públicas, partidos políticos, colegios profesionales, sindicatos, medios de comunicación y sociedad en general para, juntos, alcanzar el objetivo de poner a la infancia como eje vertebrador de todas las políticas públicas.

Por eso, aunque estamos totalmente de acuerdo con denunciar cualquier situación que vulnere los derechos de la infancia y la calidad de la atención y la educación que se les presta, no podemos compartir de ninguna manera que ninguna fuerza, ni política ni sindical, utilice el argumento de “la infancia mal atendida” para hacer reivindicaciones laborales o defender intereses ajenos a los derechos de la infancia. La garantía de los derechos de los niños y la igualdad de oportunidades es una prioridad para las entidades miembro de la FEDAIA y debe ser la prioridad de los gobiernos, sean del signo que sean, a la hora de elaborar políticas públicas y de los sindicatos a la hora de elaborar políticas laborales. Por otra parte, es importante que se tenga en cuenta que a la hora de desplegar marcos legales éstos vayan acompañados de memorias económicas que los hagan viables.

Desde la FEDAIA creemos firmemente que es responsabilidad del gobierno diseñar e implementar políticas que garanticen los derechos de la infancia y su calidad de vida, pero la corresponsabilidad de la sociedad organizada en la política pública es clave para poder construir conjuntamente un futuro mejor para la infancia, la juventud y las familias más vulnerables. Es por ello, que entendemos nuestro trabajo como servicio público en colaboración con la administración, mediante un marco jurídico y administrativo que nos obliga y responsabiliza a ambas partes.

Barcelona, 7 de julio de 2017

 

MÁS DEL AUTOR
Artículo anteriorProyecto Clau
Artículo siguiente¡REIR celebra 10 años!