Tribuna FEDAIA 2017: Hacia un modelo comunitario de tutela y atención a la infancia

2226
8732

La FEDAIA ha concluido hoy un ciclo de cuatro seminarios en el Palau Macaya para reflexionar sobre el actual modelo de atención a la infancia y la necesidad de avanzar hacia un modelo donde se priorice la atención comunitaria de niños y adolescentes por encima de la tutela en instituciones. Aumentar la protección disminuyendo el número de niños atendidos en centros residenciales debe ser el objetivo de los próximos años.

El actual modelo de atención a la infancia y la adolescencia en riesgo, ¿se ajusta a las necesidades de los niños? ¿Existen otras vías que sean más adecuadas? ¿Cómo enfocamos la atención en el nuevo paradigma? Son algunas de las preguntas sobre las que han girado las cuatro jornadas del ciclo ‘Tribuna FEDAIA 2017 / Opening Doors for Europe’s children’ que concluyó hoy.

En las jornadas, que comenzaron en enero, se ha abordado la evolución del modelo de atención a la infancia en Cataluña, España y Europa y se ha planteado la necesidad de avanzar desde un modelo institucionalizado a uno de atención comunitaria “más abierto” en el que la prevención y la protección sean más efectivas y por tanto haya menos niños en centros residenciales.

La presidenta de la FEDAIA, Conxi Martínez, ha recordado que el mejor entorno para un niño es su propia familia y en los casos en que no puede ser así, hay que intentar que la atención que reciba se parezca lo más posible a la que recibe un niño que vive con una familia que está inserta en una comunidad que participa también del cuidado y la educación. ¿Qué significa esto? “Que hay que procurar que más niños puedan ir a familias de acogida pero también que la comunidad se implique en la tutela, que si un niño tiene que estar en un centro, que la comunidad juegue también un papel en el proceso”, dijo.

“Los educadores deben poder trabajar directamente con las familias, en tareas de prevención y acompañamiento, lo que evitaría que muchos niños acaben tutelados en un centro. Hay que trabajar para que cada niño tenga el recurso que se ajusta a sus necesidades”, recalcó Conxi Martínez.

“El sistema tiene que cambiar para que los centros no sean instituciones cerradas”, señaló, por su parte, el director general de la DGAIA, Ricard Calvo, que hizo hincapié en la necesidad de hacer una actividad preventiva en el territorio, coordinada entre los entes locales y las entidades, que permita evitar que muchas situaciones se agraven y acaben en la tutela de niños y adolescentes que podrían haber estado con sus familias con un trabajo preventivo adecuado.

El ciclo Tribuna FEDAIA 2017 está impulsado por el Palau Macaya de la Obra Social “la Caixa” y se enmarca dentro de la campaña de ‘Opening doors for Europe’s children’ impulsada desde Eurochild, organización de la que forma parte FEDAIA, que busca avanzar en un cambio del modelo de atención a la infancia en riesgo, haciendo la transición de un modelo institucional a uno comunitario en que las familias de acogida y la propia comunidad asuman el papel que desempeñan en la actualidad muchos centros residenciales.

En este sentido, han participado en las jornadas representantes de instituciones y proyectos europeos y españoles que están trabajando en esta transición. Una de ellas ha sido la secretaria General de Eurochild, Jana Hainsworth, que intervino esta mañana para recordar que no es fácil priorizar en la agenda política europea los temas sociales como el de la atención a la infancia. “El objetivo del programa de Opening doors es fortalecer las familias para reducir el cuidado de los niños por parte de instituciones. Desde que empezamos a trabajar en este programa se han producido muchos avances en los países europeos en relación a la desinstitucionalización de los niños pero queda mucho por hacer porque falta inversión por parte de los gobiernos”, explicó.

El presidente de FICE España, David Astiz, también ha hecho hincapié en la necesidad de invertir en políticas de infancia. “No tenemos que hablar de un cambio de modelo sino de evolucionar para dar respuesta al cambio que ha experimentado la sociedad. Para hacer realidad esta transición hay que proveer a la comunidad de servicios, tanto de prevención como de protección, y esto necesita recursos financieros. Hay que formar profesionales que puedan hacer este trabajo comunitario y también sistemas de inspección y evaluación”, señaló.